IU solicita al equipo de gobierno que instale barandillas de seguridad en las aceras del puente de Arroyo de La Represa

Monterroso: “Las actuales condiciones de la vía, con una acera de reducidas dimensiones y a gran altura respecto a la calzada entrañan un riesgo para los peatones”
 
Los concejales de IU en el Ayuntamiento de Marbella, Enrique Monterroso y Miguel Díaz, han exigido esta mañana al equipo de gobierno que instale barandillas en ambas aceras del puente de Arroyo de La Represa, una de las vías más transitadas de la localidad por peatones y tráfico rodado ya que da acceso a las barriadas de Divina Pastora, Santa Marta, Leganitos, Miraflores y el casco antiguo. Los concejales demandan la baranda tras las continuas quejas que los vecinos de la zona han trasladado a la formación de izquierdas. Algunos de estos vecinos han sido testigos o sufrido percances por la inexistencia del equipamiento.  
 
Los ediles han señalado que la gran afluencia de vehículos, la altura del acerado respecto a la carretera y la inexistencia de arcenes ponen en riesgo la seguridad de los numerosos peatones que transitan a diario por el puente. Además, han añadido, la superficie de las aceras es reducida, pues los tirantes que soportan el peso del puente están anclados en el borde exterior del paso peatonal. “Los viandantes ven limitada la posibilidad de uso de la acera. Cuando dos personas pasean juntas, una de ellas tiene que bajarse a la carretera para dejar paso a una tercera. Otros tienden a acercarse a la calzada para evitar golpearse con los tirantes del puente”, ha explicado Monterroso.
 
La altura del acerado, ha añadido Díaz, conlleva un riesgo excesivo para las personas con movilidad reducida o que se desplazan en silla de ruedas, así como para los que llevan carros de bebés.
 
Los ediles han advertido de que gran parte de los viandantes del puente son estudiantes que acuden a los distintos centros educativos que hay en la zona, como los colegios Vicente Aleixandre o Gil Muñiz, o el instituto Sierra Blanca. Los alumnos suelen transitar por la vía a las horas punta, bien para acceder a los centros o para salir, cuando más colapsos se producen y, por ello, más riesgo existe para los peatones.