IU exige al equipo de gobierno que inste a la Dirección General de Carreteras a que habilite itinerarios peatonales en 6 glorietas de la autovía

Los concejales de IU en el Ayuntamiento de Marbella, Enrique Monterroso y Miguel Díaz, han exigido hoy al equipo de gobierno que inste a la Dirección General de Carreteras del Estado a que consolide itinerarios peatonales en 6 gloritas de la autovía.

Unas de estas glorietas es la que permite cambiar de sentido a la altura de las urbanizaciones Platero y Don Carlos. En la zona no existen pasos de peatones en la redonda Sur de la autovía, lo que genera problemas para acceder a la playa.

La glorieta que permite cambiar de sentido en el Hospital Comarcal y las urbanizaciones de Los Monteros y Bahía de Marbella carece de pasos de peatones en los accesos a la AP-7, lo que supone un obstáculo añadido para los usuarios del centro hospitalario, que ya tienen que soportar el deficiente transporte público que conecta la zona con el núcleo poblacional y el pago para estacionar sus vehículos.

En la glorieta del Arco de entrada a Marbella no existe un paso de peatones en el vial de acceso sur al cruce semaforizado que conecta el camino de los pescadores con la playa.

En la glorieta de cambio de sentido que hay en la carretera de Ojén a la altura de La Cañada tampoco existe un paso de peatones que conecte la zona residencial de La Patera con el McDonald. En la glorieta norte tampoco hay un paso habilitado para que los viandantes puedan acceder al cementerio de El Carmen.

En la glorieta entre la estación de autobuses y la calle Trapiche no hay un solo paso de peatones en los 5 enlaces de la redonda sur de la autovía a la altura de las urbanizaciones de El Cénit y la Florida.

“La carencia de pasos habilitados provoca que el tránsito de los peatones no sea seguro al estar expuestos a peligros innecesarios. El riesgo se incrementa aún más en las glorietas de conexión y en los puentes de cambios de sentido que dan acceso a la AP-7”, ha señalado Monterroso.

Por último, en la glorieta sur del cambio de sentido entre la Mezquita y Puente Romano no hay paso de peatones como tampoco lo hay en la carretera de acceso a la Mezquita.

Díaz ha explicado que en torno a la autovía y sus variantes se han ido desarrollando numerosas zonas residenciales que han convertido a la propia vía en un elemento vertebrador en la mayoría de las urbanizaciones del municipio. Sin embargo, ha apuntado, la extensión de estos complejos residenciales no se ha visto acompañado de las adecuaciones necesarias que permitan el tránsito a pie de los muchos vecinos que habitan en estas zonas.