Izquierda Unida solicita la restitución histórica de los maestros y maestras de la II República en Marbella

La llegada de la II República al gobierno de España supuso un impulso para la educación en Marbella, pasándose de tasas del 80% de analfabetismo al 50%, muchos de los maestros y maestras que protagonizaron este gran paso fueron represaliados y depurados posteriormente por el franquismo. Por ello Izquierda Unida va a solicitar en moción plenaria la restitución de su memoria y su reconocimiento institucional.

“Consideramos que es de justicia que el municipio recupere la memoria de la importante labor que realizaban las maestras y maestros republicanos y de su compromiso en defensa del interés de toda la ciudadanía, de la igualdad de oportunidades, del derecho a la educación”, ha señalado el Coordinador  Local de Izquierda Unida, Miguel Díaz en rueda de prensa.

La comparecencia pública ha tenido lugar en la plaza del Santo Cristo de Marbella, frente al antiguo Hotel Restaurante La Fonda, donde estuvo ubicada la primigenia escuela pública de Marbella, según los datos y documentos facilitados por los historiadores Lucía Prieto y Antonio Rodríguez Feijoó y provenientes del Archivo Municipal. 

“Para la rehabilitación pública de la memoria de estos maestros y maestras represaliados por el franquismo, Izquierda Unida solicitará a pleno la colocación de una placa conmemorativa en esta zona donde se erigía el antiguo colegio y la realización de diferentes actos de homenaje, la depuración de estos docentes fue una gran injusticia que ahora podemos reparar” ha subrayado Díaz, quien ha recordado los nombres de algunas de aquellas maestras represaliadas como Ramona Berges Esguevillas, Sahara Moreno Molo o María Arcal Aceval. 

El maestro marbellero a finales del siglo XIX y principios del XX era muy dependiente, primeramente del caciquismo  local  y después por su funcionarización, la llegada de la  II  República supuso  un cambio en esta tendencia. Ya en el primer año de gobierno republicano se publicarían disposiciones de gran trascendencia, que serían el reflejo de la preocupación del Ministerio por romper con los planteamientos educativos de la Dictadura y del caciquismo y que tendrían su reflejo en la ciudad de Marbella, donde, por ejemplo, la ratio de alumno y alumno por profesor pasó de 90 a 43 y el número de docentes pasó de 1 para toda la ciudad a 12. 

Terminada la Guerra Civil, el primer objetivo del nuevo gobierno franquista sería la depuración ideológica de los distintos elementos del sistema educativo republicano. Ésta, no sólo alcanzaría al estamento docente, sino a los propios alumnos, así como a los elementos materiales: libros de textos, bibliotecas, etc. 

Para este cometido se crearon comisiones de ámbito nacional, para la depuración del profesorado de la Universidad y Escuelas Técnicas Superiores y para docentes de grado medio, bachillerato y enseñanza primaria.

Esta política tuvo su reflejo en la ciudad de Marbella, con la depuración de los maestros y maestras, que alcanzó a más de la mitad de los docentes públicos de la ciudad (algunos fueron repuestos posteriormente), tal como puede comprobarse en Boletín Oficial de la provincia de Málaga 4,12 y 27 de marzo de 1936 y 16 de julio de 1938.