MIGUEL DÍAZ, portavoz del Grupo Municipal de Izquierda Unida. Intervención íntegra Pleno Moción de Censura, 29 agosto 2017

Con esta moción de censura los concejales de OSP aprietan el botón de la máquina del tiempo que nos devuelve al neogilismo del PP. 

A la opacidad, la falta de pluralidad, la participación manipulada y los intereses particulares. A un gobierno contra la ciudadanía. Y no es una valoración personal, lo digo porque lo he probado, y porque la ciudad ya lo ha sufrido durante dos largos mandatos.

Esta moción/traición es un retroceso político y social. El golpismo de OSP es una indecencia. Y queda claro que siempre hay que desconfiar de aquellos que dicen que no tienen ideología, porque en realidad lo que dicen es que cualquier ideología les vale. Que cogen la ideología que más le interesa en cada momento. 

Y aparejada a la falta de ideología, va la falta de ética, de principios, de decencia la que han mostrado los representantes de OSP. Y eso que han tenido mi lealtad, la lealtad de IU, durante estos dos años de mandato juntos, en los que hemos impulsado proyectos importantes para San Pedro convencidos de que era lo mejor para San Pedro, y para Marbella, no por chantaje, por convicción. 

Hoy un mensaje para la ciudadanía de San Pedro. Quien se arroga la representación exclusiva de un pueblo es un populista, lo que ofrecemos desde IU es un sampedreñismo integrador, que sea transformador, de izquierdas. Y lo mismo para todo el municipio, no impulsaremos nada que siendo bueno para San Pedro no lo sea para el conjunto de Marbella y viceversa. La ideología sí importa, la ideología en política lo es todo. Es defender a los trabajadores o a quienes los explotan, es defender el interés general o los intereses particulares, la sostenibilidad o la depredación…Es lo que marca la diferencia.

Pero otros intereses ocultos han movido a la traición. Y OSP ha echado a toda la ciudadanía a los brazos del PP de Ángeles Muñoz. Precisamente la alcaldesa que cerró la Tenencia de Alcaldía de San Pedro (y las de Nueva Andalucía y Las Chapas). Unas Tenencias que según el documento de PP y OSP van a volver a desaparecer… 

OSP apoya a la misma alcaldesa que censuró a quienes no le bailaban el agua, que expulsó del Pleno a concejales de la oposición (entre ellos a quien hoy la encumbra y que salió arrastrado por la policía por la puerta lateral), la que alteró las lindes en favor de Benahavís, la que devolvió a Marbella al urbanismo a la carta y a las imputaciones judiciales, la que impulsó, saltándose la participación, proyectos contra la ciudadanía como la estación frente al colegio Teresa de León, las tala masivas en el centro, los rascacielos, los helipuertos en las dunas o el enchufismo de cargos a dedo en fraude que han acabado por quedarse para siempre en el Ayuntamiento…

Esta moción/traición está urdida por el PP, que no podía soportar más la sed de la oposición. Y por ello esta dentellada a la democracia, para poder seguir impulsando los intereses particulares a los que se debe. El cerebro de la trama es el PP. Y OSP es el colaborador necesario.

Estamos ante una lamentable vuelta a la Marbella a la que estábamos pasando página. Y es que esta moción/traición no censura al gobierno al que va a desplazar, lo que realmente censura es a la democracia participativa, a la transparencia, a la justicia social, a la transformación de los barrios del municipio, a la protección ambiental… 

Esa es la realidad, aunque el PP la quiera disfrazar de un falso caos. Hemos dejado un Ayuntamiento en inmejorable situación económica: sin ni un euro de deuda con los bancos y con más de 11 millones de euros para inversiones para adjudicar de inmediato y que podrán escoger de la amplia cartera de proyectos que hemos dejado. También hemos cumplido aspiraciones históricas del personal de los OALES, pasando de las promesas incumplidas del PP a los hechos con la integración y la igualdad de condiciones de toda la plantilla; la aplicación del convenio paralizado por el PP y la creación de las primeras bolsas de trabajo en muchos años: garantías de que en el Ayuntamiento se entraría a trabajar con transparencia e igualdad no por afinidad con el gobierno.

Un Ayuntamiento comprometido con sus vecinos, con un sistema de atención social para dar más ayudas a más gente en menos tiempo. Y una oficina antidesahucios y un centro de Emergencia Social a punto de terminar su acondicionamiento y con presupuesto para su puesta en marcha. Dejamos un Ayuntamiento ejemplar en lo democrático, remontando el suspenso del PP hasta el actual sobresaliente en Transparencia, un segundo proceso de Presupuestos Participativos listo para la votación y una RTV municipal plural. ¿Sabrán gestionar este legado? ¿Van a permitir que la gente vote y decida o se van a atrever a fulminar los presupuestos participativos? Van cumplir con el Código Ético, la Ordenanza de Transparencia, el Plan Estratégico de Subvenciones, van a seguir alimentando el Portal de Transparencia…me surgen muchas dudas. Y una certeza, que desde la oposición constructiva desde IU vamos a movilizarnos para hacérselos cumplir y que no dilapiden todo el trabajo de regeneración democrática.

Pero mi discurso no es de despedida. El compromiso de IU no termina aquí. Termina una etapa de gobierno. Se nos priva de la capacidad de impulso y cambio que permite el estar en el gobierno. Pero nuestro compromiso con Marbella, con la transformación de Marbella, de San Pedro, de Nueva Andalucía y de Las Chapas, de cada barrio y de cada injusticia que exista en nuestro municipio, sigue. Es más, se intensifica. 

Estamos decepcionados, lo reconozco, pero no derrotados. Quien trabaja desde el compromiso y la coherencia para impulsar un proyecto transformador siempre sale victorioso. Nosotros podremos salir a la calle con la conciencia tranquila, con la cabeza alta y con la mirada limpia, otros, seguro que no. 

Y es de justicia hacer un agradecimiento a todas aquellas personas que se han implicado con la ciudad durante nuestro gobierno. Y a todos los trabajadores y trabajadoras municipales que se han entregado con profesionalidad y servicio público. Gracias sinceramente a todos y a todas ellas. 

A toda la ciudadanía decirles que cuentan con el trabajo incondicional de Izquierda Unida.

Y nuestro compromiso para recuperar Marbella para la gente. 

Es necesaria la implicación de todos. Sin el compromiso de la ciudadanía no vamos a poder el salto de madurez democrática que necesita esta ciudad que tanto ha sufrido. Después del gilismo, de la disolución, de ocho años de neogilismo y ahora de esta moción/traición que presuntamente se consumará en unos minutos. Necesitamos el compromiso firme de la gente para transformar Marbella.

¡En marcha, nos queda mucho trabajo!