Miguel Díaz revalida su cargo de Coordinador local en una asamblea marcada por el impulso transformador

La Asamblea Local de Izquierda Unida eligió en la noche de ayer nuevo Coordinador Local y nueva dirección, en la que Miguel Díaz, revalidó su actual cargo como responsable de la formación en Marbella y en la que se marcó dos objetivos fundamentales “impulsar la movilización social” y “terminar con el neogilismo en el Ayuntamiento de Marbella”

Díaz, reelegido por unanimidad entre los asistentes, ha conformado un grupo de dirección configurado por militantes “esenciales en la política de esta ciudad, referentes indiscutibles en las luchas por las libertades, la justicia social y la democratización de nuestras instituciones, como son Andrés Cuevas y Enrique Monterroso”, junto con perfiles de “activistas incansables como Carmen Varo, Jorge Figueroba, Maica Machuca o Lourdes García” a cargos de su “máxima confianza” como la concejala Victoria Morales o el actual Secretario Local de Organización, Manuel Núñez. 

“Todas las personas que forman la nueva dirección de Izquierda Unida Marbella San Pedro son referentes en las movilizaciones ciudadanas, en el activismo político, social, cultural, educativo y laboral, un activismo, un compromiso esencial en estos tiempos”, ha señalado Díaz en la rueda de prensa de presentación de la nueva dirección local. 

Díaz ha realizado un repaso a su gestión al frente de la formación de izquierdas en la ciudad dese el año 2013, donde ha destacado las 195 mociones presentadas a Pleno Municipal y en el que ha expresado su deseo de “seguir creciendo para transformar Marbella”.

El Coordinador Local no ha realizado una revisión autocomplaciente del trabajo realizado, si no “autocrítica, desde la búsqueda del impulso democratizador, escuchando todas las voces y asumiendo las responsabilidades de aquellas asignaturas que aún tenemos pendientes, como la movilización social, que se convertirá en uno de los objetivos de la nueva dirección”.

Del mismo modo, Díaz ha señalado que otro de los objetivos que se marca en esta nueva etapa es “conquistar la alcaldía de Marbella para la gente. Ya hemos gobernado, hemos demostrado que otra forma de hacer política es posible en la ciudad, ahora queremos continuar ese trabajo, ese proceso interrumpido por la moción/traición de OSP y PP,  que nos permita inyectar un nuevo impulso a las acciones de gobierno desarrolladas en estos dos años, políticas que se han basado en tres pivotes: la regeneración democrática, el urbanismo para las personas y la transformación social”. 

Díaz ha querido destacar que “tras la etapa de gobierno, la reciente moción de censura no puede ser interpretada como una vuelta a la casilla de salida. Volvemos a estar en la oposición, pero la organización no es la misma –sí lo es en su determinación y firmeza ideológica-, ni la ciudad tampoco. En los dos años de gobierno hemos demostrado que IU es capaz de gobernar y lograr transformar realidades injustas y anquilosadas. Nuestra percepción social se ha enriquecido. A la vez hemos logrado una valiosa experiencia para contar con más elementos de análisis y acción. Estas dos realidades deben ser nuestras aliadas para el nuevo período. La dirección que salga de la asamblea local será la que tenga que trazar la nueva estrategia junto a la base social de IU y la ciudadanía, pero valgan estas reflexiones como punto de partida”.