Izquierda Unida Marbella se suma a la Huelga Feminista del 8 de marzo

Morales: “Ponemos todos nuestros esfuerzos para buscar la igualdad real y que este espacio sea una herramienta útil para el empoderamiento de las mujeres, animándonos a ser libres e iguales en todos los espacios de la vida, en los privados pero también el los públicos”

La Asamblea Local de Izquierda Unida anuncia que se sumará a la Huelga Feminista convocada por la Coordinadora 8 de marzo y subraya que “también apoyaremos y estaremos participando en la concentración que tendrá lugar en Marbella en la Plaza de los Naranjos desde las 11.30 a las 13.30h”.

“Desde Izquierda Unida nos sumamos al paro del 8 de Marzo pero también vamos a realizar charlas temáticas abiertas a la ciudadanía para dar a conocer la importancia del trabajo en igualdad, ponemos todos nuestros esfuerzos para buscar la igualdad real y que este espacio sea una herramienta útil para el empoderamiento de las mujeres, animándonos a ser libres e iguales en todos los espacios de la vida, en los privados pero también el los públicos”, señala la Secretaria Local de Acción Política, Victoria Morales.

La formación secunda también las acciones de #CuelgaElDelantal “con las que hemos participado de manera activa situando delantales con frases alusivas a diferentes motivos para sumarse a la huelga, colgados en puntos emblemáticos de Marbella y San Pedro y que se han ido publicando en las redes sociales, acción nacida desde la Plataforma Feminista “Espacio Feminista Marbella-San Pedro”.

Dentro de este mismo espacio plural, Izquierda Unida “continuará trabajando después del 8M para crear un espacio permanente de trabajo, de debate, plural, horizontal donde podamos seguir trabajando juntas por la igualdad”.

“En 2018 queremos llegar más lejos y visibilizar con una huelga más amplia que la de 2017 nuestra fuerza, nuestra rabia y dolor y a la vez nuestra alegría compartida de sabernos fuertes”, señala Morales. 

La concejala reivindica en nombre de la formación que “queremos que nadie pueda mirar a otro lado frente a nuestras propuestas y nuestra centralidad en el mundo. Por eso la Comisión 8 Marzo del movimiento feminista nos convocamos a una huelga feminista. Es una huelga que va más más allá de lo que se identifica como paro laboral porque la participación de las mujeres es nuclear en todas las esferas de la vida, y la huelga tiene que alcanzar también otros trabajos y espacios: el de los cuidados, el consumo, la vida estudiantil y asociativa. Una huelga de mujeres en la que podremos reflexionar colectivamente qué pueden hacer todos y cada uno de los hombres para cambiar una situación sobre la que se deberían haber manifestado ya contrarios a ella”.

“Practicamos un feminismo interseccional porque sabemos que estamos atravesadas por desigualdades y precariedades que nos sitúan en lugares muy diversos frente al patriarcado, el trabajo asalariado, los cuidados, el consumo, el ejercicio de nuestros derechos, la formación y la participación ciudadana, por las diferencias que atravesamos alguna de nosotras según la procedencia, la clase, la edad, la orientación sexual, la identidad de género y habilidades. Pero la huelga es de todas, hay un hueco para todas y cada una de nosotras en nuestra huelga feminista del 8M. Nos convocamos todas, como hicieron nuestras antecesoras, para quebrantar los privilegios de una sociedad patriarcal y capitalista, racista y heteronormativa”, apunta. 

“Queremos ocupar el espacio público, reapropiarnos de la decisión sobre nuestro cuerpo y nuestra vida, reafirmar la fuerza política de las mujeres, lesbianas y trans y preservar el planeta en el que vivimos. Y por eso el 8M pararemos nuestro consumo, el trabajo doméstico y los cuidados, el trabajo remunerado y nuestros estudios, para demostrar que sin nosotras no se produce, y sin nosotras no se reproduce. Esto ni empieza ni acaba el 8 de marzo. La huelga feminista Somos muchas, pero seremos más porque: si paramos todas paramos todas”, concluye Morales.