Izquierda Unida lleva a pleno las reivindicaciones del profesorado interino para garantizar su estabilidad

La interinidad del profesorado viene siendo un mal endémico del sistema, situación que no solo no se ha solucionado, sino que se ha agravado tras la crisis-estafa que venimos padeciendo desde el 2008.

Izquierda Unida Marbella defiende la necesidad de dotar de estabilidad a las plantillas docentes en los centros educativos públicos como una garantía básica para el buen funcionamiento del sistema, para ello elevará al próximo pleno del mes de marzo una moción de apoyo al profesorado interino que garantice su estabilidad ya que redunda en la calidad de la enseñanza. 

La interinidad del profesorado viene siendo un mal endémico del sistema, situación que no solo no se ha solucionado, sino que se ha agravado tras la crisis-estafa que venimos padeciendo desde el 2008. La reforma del artículo 135 de la Constitución Española por parte del PP-PSOE generó recortes en los salarios de los empleados públicos, aumento de horas lectivas, retrasos en las sustituciones del profesorado… y la drástica disminución de las convocatorias de empleo público.

IU entiende que el actual modelo de acceso a la función docente, propuesto hasta 2022 por el Ministerio de Educación, no garantizaría la estabilidad de este profesorado que en su mayoría ha aprobado varias veces las oposiciones pero sin obtener plazas debido a las ridículas ofertas de empleo público, de anteriores convocatorias, que han supuesto un recorte en las plantillas de los centros educativos públicos además de elevar la tasa de interinidad y subir la ratio, en Andalucía, por encima del 20%. Es intolerable que este colectivo sea usado, por la Consejería de Educación y el Ministerio de Educación, para ocupar plazas estructurales y ahora miren hacia otro lado para no garantizar su estabilidad.

Se hace fundamental y urgente el blindaje de la educación pública mediante una modificación de Ley que introduzca un mínimo de inversión del 5% del PIB. Con este blindaje financiero se podrían bajar las ratios, la carga lectiva del profesorado de Secundaria con el siguiente aumento de plantillas que redundaría en una mejora de la atención educativa.