IU propone elaborar un protocolo de acción para combatir con previsión y eficacia la degradación del mar y las invasiones de medusas durante los próximos años

DÍAZ: “Contra estas plagas no hay soluciones mágicas, pero es fundamental que las Administraciones empiecen a coordinar esfuerzos y recursos para recuperar el equilibrio en nuestras costas, como mejor forma de combatir las cíclicas plagas de medusas”

"Los empresarios turísticos ya han dado la voz de alarma, las deficiencias en el saneamiento, la reducción de la franja de arena en las playas, la invasión urbanística del litoral o el descontrol de usos artificiales tienen que atajarse por sostenibilidad y para salvar nuestra principal industria generadora de empleo”

El concejal-portavoz de IULV-CA en el Ayuntamiento de Marbella, Miguel Díaz, va a proponer al Pleno del Ayuntamiento de Marbella la elaboración de un protocolo de acción “para el combate, con la previsión y eficacia necesaria, de la degradación de nuestro medio marino y litoral, así como de las invasiones de medusas durante los próximos años”. 

Díaz califica este plan de actuación como “urgente” y considera que “no podemos seguir viéndolas venir durante más años, observando cómo se degrada el mar y el litoral y surgen amenazas tan dañinas como las plagas de medusas sin hacer nada. No hay fórmulas mágicas pero es fundamental que las Administraciones empiecen a coordinar esfuerzos y recursos para recuperar el equilibrio en nuestras costas, como mejor forma de combatir las cíclicas plagas de medusas y la degradación paulatina que estamos sufriendo de nuestro medio marino. Son urgentes medidas como la mejora de la infraestructura de saneamiento, el aumento de los niveles de depuración de aguas residuales, habilitar dispositivos de alerta y captura temprana de medusas, protección de la erosión del litoral y la pérdida de la franja de arena, el control de la ocupación abusiva por usos artificiales o el fomento del equilibrio de la fauna marina, entre otras. Marbella y la Costa del Sol deberían tener planificadas todas estas acciones para antes del verano de 2019 para salvar nuestra principal industria generadora de empleo”.

Díaz destaca también la necesidad de dar respuesta a esta situación con la construcción de los espigones en el litoral de Marbella, “que evitarían la fuerte erosión de los arenales y formarían parte de esa solución integral que demandamos”.

Para Izquierda Unida es “indudable” que el incremento de estas plagas de medusas en nuestras costas año tras año está empezando a afectar a nuestra principal industria, el turismo, muy dependiente del segmento de sol y playa y, también, a la actividad pesquera”. Todo ello, explica Díaz, “nos obliga a coordinar recursos y medidas que tengan como objetivo recuperar el equilibrio en nuestra mar”.

En este sentido son muy relevantes las recientes declaraciones del presidente del Consejo de Turismo de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Miguel Sánchez, al diario SUR en las que pide a la desesperada que se tomen medidas porque está afectando a los resultados turísticos y a la imagen de la Costa del Sol.

Desde IU explican que “la proliferación de medusas se debe principalmente a las alteraciones que las actividades de los seres humanos han provocado en el ecosistema marino y en el Mediterráneo en particular, con la ruptura de la cadena trófica y con la eliminación de sus principales predadores”.

Asimismo, Díaz añade otros agravantes, como “los vertidos continuos de aguas residuales o mal depuradas al mar, que unidos a los nitratos procedentes de la agricultura intensiva y de los campos de golf son un caldo de cultivo perfecto para el plancton del que se alimentan las medusas. En Marbella y en la Costa del Sol la presencia de pozos de registro, de las acometidas de saneamiento y los aliviadero deteriorados siguen en 2018, para vergüenza de los Ayuntamientos, la Mancomunidad y ACOSOL, provocando vertidos en la propia playa, también alteran la calidad de las aguas”.  

“No podemos soslayar tampoco entre las causas del desequilibrio el aumento de la temperatura, debido al cambio climático, que ha contribuido también a la proliferación de medusas, ya que el calor hace que encuentren cada vez más zonas aptas para reproducirse, acelerando dicho proceso biológico. Ante ello es necesario recuperar e intensificar medidas directas puestas en marcha por el gobierno de tripartito desde la Delegación de Sostenibilidad, donde IU realizó gestiones y acuerdos con la cofradía de pescadores de Marbella para que se realizaran capturas de estas medusas en las playas más afectadas”, recuerda el edil.  

Díaz subraya que “estas medidas han de intensificarse de forma coordinada por un órgano de gestión especializado, donde tengan presencia y decisión Ayuntamientos, Mancomunidades, Junta de Andalucía, Estado, Cofradías de Pescadores y grupos ecologistas y científicos marinos, para habilitar dispositivos eficaces para el equilibrio y la calidad del agua de nuestro mar y de detección y captura temprana de las medusas, antes de que invadan la zonas más próximas a la costa”.

“Tenemos que reducir las condiciones ventajosas que encuentran las medusas en nuestra costa. Una actuación que ya no puede esperar más  y que, de inmediato, pasa, como viene reclamando IU a la Mancomunidad-ACOSOL desde hace años, por la retirada de las vergonzosas y contaminantes acometidas de saneamiento, pozos de registro y aliviaderos, así como la mejora de los niveles de eficiencia de las depuradoras”, incide Díaz.

Para  el concejal-portavoz de IU, “junto con el impulso  general  en el que todos debemos colaborar, con el objetivo de reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y de habilitar medidas para recuperar el equilibrio en los ecosistemas marinos, es necesario que desde nuestro ayuntamiento se fomente la reproducción de depredadores naturales de medusas, poniendo en marcha e impulsando ante otras administraciones competentes programas pesqueros sostenibles, que ayuden a reducir las capturas de atún rojo y otras especies. Y proteger la proliferación de otras especies como las sardinas, boquerones y jureles, que se alimentan de las medidas en su fase larvaria”.