El Pleno Municipal incluye una de las tres alegaciones presentadas por IU a la nueva ordenanza del taxi para proteger el servicio público que presta el sector

El pleno municipal del mes de octubre ha incluido una de las tres alegaciones presentadas por IU a la nueva ordenanza del taxi que indica que los vehículos de taxi no podrán tomar viajeros y viajeras a una distancia inferior a los 300 metros de conformidad con lo previsto en el artículo 43.2 del DECRETO 35/2012, sin perjuicio de las excepciones contempladas en el artículo 44 de mismo, en relación a la concertación previa de servicio, previamente notificada debidamente a la Delegación Municipal que ostente las competencias de Transportes por correo electrónico o cualquier otro método que se establezca al efecto”.

“Con la presente alegación proponemos modificar el artículo 28.6, mediante el aumento de la distancia de recogida de viajeros y viajeras en relación con las paradas establecidas desde los 100 metros que estipula en la actualidad hasta los 300 metros”, señala el concejal portavoz de IU, Miguel Díaz, quién apunta que “el objetivo del aumento de esta distancia es actuar como medida de protección del servicio público que prestan los taxis con licencia municipal, frente a los servicios privados de vehículos con conductor".

El objetivo es defender el transporte público, avanzar en la calidad del servicio con mejoras en la seguridad y favorecer la accesibilidad universal.

Esta es una de las tres alegaciones sobre la nueva ordenanza del taxi consensuadas con los representantes del sector que también incluían y no se han aprobado añadir al artículo 18 ‘Características de los vehículos’ un nuevo punto que pasaría a denominarse 18.19 y para el que propone el siguiente texto: “Los vehículos deberán contar con prestaciones para garantizar la seguridad de los viajeros y las viajeras, así como del resto de personas usuarias de la vía pública, de forma óptima; con especial atención a la seguridad de los ocupantes menores y las personas usuarias de la vía con mayor vulnerabilidad. Por ello, todos los vehículos de la flota tendrán que contar con una valoración de 5 estrellas según el Programa Europeo de Evaluación de ‘Euro NCAP’”; y modificar el artículo 21.4 con la siguiente redacción: “El Ayuntamiento podrá implementar acciones y programas de subvenciones públicas para favorecer la adaptación en favor de las personas con diversidad funcional de los vehículos que prestan el servicio público de taxi. Asimismo, realizará cuantas gestiones sean necesarias para que los titulares de las licencias de vehículos adaptados puedan obtener de otros organismos y asociaciones las subvenciones que estas concedan”.