Izquierda Unida reclama al ministerio que cumpla con los plazos comprometidos para licitar el proyecto de espigones entre las playas de la Bajadilla y Nagüeles

DÍAZ: “Hace ya tres meses que ha expirado el compromiso del Ministerio y aún no se ha iniciado la contratación del proyecto técnico para los espigones”

IU ha presentado una iniciativa en el Congreso de Los Diputados con una pregunta dirigida al Gobierno y para la que se solicita respuesta escrita, sobre el proceso de licitación de los planes de estabilización de las playas del municipio de Marbella.

En reunión mantenida el pasado 1 de octubre de 2018 en la sede del Ministerio de Transición Ecológica por la Directora General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, Ana María Oroño, una representación de los distintos grupos municipales del Ayuntamiento de Marbella y la plataforma ciudadana ‘Espigones Transitables’, la representante del ejecutivo anunció que durante ese mismo mes de octubre se procedería a la licitación del proyecto de estabilización de las playas de Marbella en el tramo entre La Bajadilla y Nagüeles, junto con la elaboración del estudio de impacto ambiental del mismo . A la vez, también anunció que se estaba iba a proceder a el estudio y valoración de las alegaciones presentadas  al  proyecto de estabilización de las playas de San Pedro Alcántara y que así  mismo desde el Ministerio se iban a realizar estudios técnicos para combatir los efectos del cambio climático en el litoral de Las Chapas, también en el término municipal de Marbella.

De estos compromisos nada o poco se sabe, por lo que nos vemos obligados a preguntar oficialmente en qué momento se encuentra la tramitación administrativa del proyecto de Estabilización de las Playas de Marbella en el tramo entre La Bajadilla y Nagüeles, si se ha elaborado el Pliego Técnico para la redacción del proyecto constructivo y su estudio de impacto ambiental o en qué fecha se va a proceder a la publicación en el B.O.E.  de la licitación del proyecto constructivo y del estudio de impacto ambiental”, apunta el concejal portavoz de IU, Miguel Díaz.

Mejoras ambientales para el proyecto de espigones de San Pedro y estudios de protección del litoral en Las Chapas

Junto al compromiso de licitación del proyecto de estabilización de Marbella, “el Ministerio también se comprometió en la reunión del pasado mes de octubre en realizar una consulta a la Dirección General de Biodiversidad y Calidad Ambiental para valorar si son necesarios mayores estudios o cautelas ambientales de la que no tampoco sabemos nada y por la que también hemos preguntado al Ministerio mediante el grupo parlamentario de Unidos Podemos”, informa Díaz.

El concejal de IU explica que “la ralentización del proyecto de San Pedro no se puede justificar en ninguna manera a las alegaciones presentadas por IU, nosotros presentamos las alegaciones hace ya siete meses con el único objetivo de mejorar el proyecto en su eficacia para la mejora de las playas de San Pedro Alcántara, si tras siete meses el Ministerio no ha hecho nada, la responsabilidad es del Gobierno de España y de la falta de insistencia del gobierno local de PP y OSP en Marbella".

La tercera iniciativa por la que se ha interesado IU es por los estudios técnicos en torno a medidas para la protección del litoral de Las Chapas, “los arenales de mayor valor ambiental del municipio al contener grandes superficies dunares y que están sufriendo en los últimos años graves daños a causas de los efectos del cambio climático. El Ministerio también se comprometió a encargar estos estudios y seguimos sin saber nada de ellos”.

Izquierda Unida enmarca estas acciones institucionales dentro del proyecto “Compromiso Litoral 2022” que tiene como objetivo buscar un solución integral para evitar la degradación del litoral, crear un protocolo de actuación que implique a todas las administraciones, colectivos, asociaciones y que tiene en la creación de un sistema de alerta temprana que evite las plagas de medusas una de sus patas.

Compromiso Litoral 2022 se sustenta en cinco puntos, cinco claves que abarcan desde la estabilización de las playas, hasta la garantía de vertidos “cero” al mar, pasando por el cambio climático, la sobreocupación de la costa por usos artificiales o un protocolo de alerta temprana contra las medusas.